14Mar/16

Las claves para que una campaña de buzoneo sea un éxito II

Si en el anterior post, primera parte de este, focalizábamos nuestras fuerzas en conocer qué claves nos pueden ayudar a encaminar una campaña de marketing directo de buzoneo con éxito y qué errores habituales son los que debemos de evitar, en esta nueva entrada vamos a tratar de identificar cómo seleccionar un buen proveedor y cuál es el timing que debemos marcarnos una vez hemos decidido apostar por este tipo de acciones publicitarias.

En relación al primer punto, cabe recordar que son muchas las empresas de publicidad y marketing las que trabajan de manera directa o indirecta con proveedores especializados en el reparto de folletos informativos a través del correo postal.

Es por eso que es importante conocer algunos detalles previos al inicio de la ejecución de la campaña para minimizar al máximo las posibilidades de cometer algún error que nos haga perder tipo y/o dinero, en lugar de ganarlo, que es el fin último de toda acción de marketing.

Una vez tenemos una cartera de posibles empresas a las que encargar nuestra campaña de buzoneo, lo que tendremos que hacer ahora será comprobar si todas ellas tienen la capacidad para ofrecer un servicio personalizado como el que nosotros necesitamos ofreciéndonos un feedback puntual y detallado, así como los análisis de rendimiento periódicos para comprobar cómo avanza la misma, o si por lo contrario no la tienen.

Toda empresa de publicidad y marketing que ofrezca este tipo de productos debe ofrecer ciertas garantías que debemos cerciorarnos están en condiciones de poner a nuestro servicio como es la presencia de un equipo de profesionales capaces de planificar la acción, el reparto y de hacerlo en los tiempos y los lugares marcados.

Además, cualquier empresa que trabaja las distintas posibilidades que ofrece el marketing directo debe posee información contrastable relacionada con la cobertura de viviendas, además de poseer cierta experiencia en este tipo de labores que podamos estudiar. Además de la confianza y seriedad que se nos ofrezca desde el minuto uno, no está de más pedir alguna reseña a alguno de los clientes que nos han indicado han trabajado con ellos previamente.

Con esta información, tendremos todas las herramientas necesarias para encontrar una empresa capaz de llevar a cabo la acción de buzoneo, tal y como la concebimos en un primer momento y quedó delimitada de la mano de los profesionales con el objetivo de dar la máxima visibilidad ante nuestro target de aquello que queremos promocionar.

En cuanto a los tiempos para empezar a ver si una acción ha comenzado a surtir efecto lo primero que debemos matizar es que, en este tipo de actividades comunicativas, la repetición en el tiempo juega un papel fundamental. Muchos de los posibles clientes a los que queremos llegar esperan regularmente la llegada de folletos con ofertas, promociones o descuentos antes de realizar la compra que les vamos a ofertar, por lo que insistir suele acabar por tener recompensa.

No obstante, a partir de las primeras 24-48 horas de un reparto es posible empezar a obtener una primera respuesta tanto a nivel de clientes que se acercan preguntando por nuestra publicidad en el punto de venta físico como a nivel online.

08Mar/16

Las claves para que una campaña de buzoneo sea un éxito

Aunque muchos piensen que para que una acción de marketing directo a través del buzoneo puede triunfar simplemente redactando sobre un folleto una buena idea y en comunicarla a través de la entrega en los buzones de todas las fincas de vecino, nada más lejos de la realidad.

Como cada campaña de publicidad y marketing, para lograr ser certeros y tener éxito hay que establecer un plan detallado con unos objetivos y ejecutarlos de manera efectiva y para ello es necesario contar con la mano de profesionales.

Partiendo de esta base, vamos a ver cómo debe ser una acción de buzoneo para que esta tenga todas las papeletas para conseguir su objetivo inicial. Eso sí, antes de empezar con el desarrollo, la empresa de publicidad y la empresa anunciante deben pactar cuatro puntos: Cuál es el mensaje a comunicar, cuál debe ser el soporte adecuado, en qué momento realizar la acción y en qué lugar llevarlo a cabo.

Una vez se han acordado los puntos anteriores será el momento de planificar el reparto. Este, para que sea efectivo, debe realizarse después de haber conseguido un diseño y una comunicación lo más convincentes y atrayentes posible. Dependiendo de cuál sea esa información que contiene el folleto, habrá que elegir un momento determinado en el que potenciar la atracción a nuestro producto o servicio y en las viviendas en las que encontraremos a nuestros potenciales clientes. De lo contrario, la acción será una pérdida de tiempo y dinero. De la misma manera será clave llevar un registro de qué días, a qué horas, en qué zonas y cuántos repartos se han realizando en cada momento.

Una vez hemos completado una serie de repartos, será el momento de empezar a calibrar el éxito de nuestra acción. Algo que se puede empezar a percibir inspeccionando las zonas en las que se ha repartido para comprobar que los folletos se han colocado en los buzones así como el número de estos que han sido recogidos o si estos se han colocado de manera ordenada y de uno en uno o a montones apelotonando los flyers, lo que repercutirá en el objetivo final.

Si bien muchas de las empresas que deciden optar por este clásico sistema de marketing directo, que tan alta respuesta reporta en función de la inversión, dejan caer casi todo el peso del éxito final, es decir, del aumento de ventas de un producto o servicio publicitado, en los profesionales de la publicidad en los que han confiado, es importante remarcar que, de poco sirve una acción de marketing perfecta, si el equipo de vendedores que debe recoger el tráfico llevado por los folletos no sabe transformar este aumento de su target en ventas.

Así pues, es muy importante contar con un buen equipo de vendedores y controlar que estos conocen las mejores tácticas de venta para no perder a ningún a ningún posible comprador por el camino y corregir los errores que se puedan estar produciendo en el punto de venta.

Si además somos capaces de compaginar este control con el del registro del código postal de los clientes, para cotejar si proceden de alguna de las zonas en las que se ha realizado un reparto, estaremos más cerca de controlar todos los puntos necesarios que hacen de una campaña de buzoneo un éxito para la empresa anunciante.

01Mar/16

Los tipos de marketing directo de más éxito

A pesar de la evidente irrupción del marketing digital en los últimos tiempos, las acciones de marketing directo, predecesoras de las campañas online, no han perdido vigencia alguna situándose como una de las opciones preferidas por los anunciantes a la hora de poner en marcha una campaña publicitaria.

Su innegable aceptación por parte de los clientes de las agencias publicitarias, que ven como una pequeña inversión puede suponer un retorno importante, hace que cualquiera de las acciones publicitarias de marketing directo que a continuación les vamos a presentar siga presentándose como una vía de lo más interesante para realizar una acción promocional.

Compra de espacios en formatos físicos. Si hay un método que siga imparable pese a la aparición de nuevos medios de comunicación ese es el que hace referencia a la introducción de contenido publicitario en diarios o revistas con grandes tiradas o con gran éxito en nichos de mercado muy definidos. Además de la promoción de una marca o un producto o servicio también se ofrecen datos de contacto para promover la venta vía telefónica o vía internet.

Cupones. Presentada también en periódicos y semanarios, esta acción consiste en la impresión de cupones recortables al lado de un anuncio determinado con el que optar a premios, descuentos o promociones especiales. En muchos casos estos deben ser rellenados con los datos personales del interesado y que servirán para agrandar la base de datos de su público objetivo, a la vez que promociona.

Buzoneo. También conocido como mailing se trata de realizar envío de todo tipo de folletos y catálogos con información publicitaria a través del correo postal, direccionada o sin direccionar. Antes de realizar este tipo de envíos masivos debemos realizar un estudio sobre qué tipo de comunicación, y a qué perfil queremos llegar para ser lo más certero posible en nuestra acción.

Muy relacionada con el punto anterior encontramos las cartas domiciliadas. Al contrario de lo que sucede con los fyers o folletos, en este caso se trata de información destinada a promover una venta determinada a través de una carta dirigida de manera personal al destinatario presentándole un producto que le puede interesar, y que suele proceder de algún estamento con el que el receptor tiene un vínculo previo.

Telemarketing. Esta acción de marketing apuesta por la venta de productos o servicios a través de las llamadas telefónicas a posibles clientes. Gran parte del éxito de estas acciones radica en la selección de las llamadas a domicilios en los que sabemos habita el perfil del que es nuestro target. Realizar las llamadas en horario comercial y mantener una contabilidad de a quién se ha llamado cuál ha sido respuesta y a quién no es obligatorio para resultar efectivo.

Street Marketing. Mucho más reciente que las anteriores es también una de las que más gusta los anunciantes que ven en el marketing directo la mejor de las opciones. Se trata de la promoción de un producto o servicio a pie de calle, ya sea a través de un stand, de una representación con distintos actores (en muchos casos rostros conocidos), o la colocación de pinturas y carteles en la vía pública llamativos.

23Feb/16

Qué has de saber antes de repartir publicidad

Dado el éxito que viene cosechando desde que echaran andar las acciones de marketing directo son muchas las empresa publicitarias de nuevo cuño o particulares que buscan incorporarse al mercado a través del reparto de la publicidad impresa.

Un trabajo que implica a varios actores y que debe estar siempre elaborado, supervisado y ejecutado por profesionales de la publicidad, quienes serán los encargados de realizar un plan previo antes de iniciar una campaña contratada por un cliente, determinar qué acciones, cuándo y dónde realizarlas y, claro está, seleccionar qué tipo de folleto, flyer, revista o elemento físico con el que comunicar una acción publicitaria determinada.

Lo primero que debemos conocer en este sentido es que si bien en España es legal el reparto de publicidad en casi todo el estado, existen algunas pequeñas localidades donde existen restricciones en este sentido, por lo que es necesario revisar la normativa municipal de cada término para cerciorarse de que no estamos incurriendo en ninguna falta.

Una vez tenemos este punto confirmado, es el momento de obtener, si es que no se tiene previamente, la licencia IAE que permite tanto a empresas como a profesionales por cuenta propia distribuir información publicitaria, tanto a través de correo postar con o sin domiciliar, como en la mano a viandantes.

En cuanto a este último punto, es uno de los más controvertidos, ya que son varios los ayuntamientos los que tiene estipuladas distintos tipos de multas para aquellos repartidores de publicidad en mano o en los parabrisas de los coches por lo que remarcamos la importancia de conocer las cambiantes ordenanzas que existen al respecto en cada localidad.

Es también muy importante conocer qué comunidades de vecinos o empresas no desean obtener folletos publicitarios en su domicilio postal, ya que realizar acciones en estos puntos en los que se nos indican con antelación que no se deposite folleto alguno nos puede traer, además de efectos contrarios a los deseados con las campañas de marketing directo, problemas también de índole legal en algunos casos.

Cabe recordar que todos y cada uno de los casos expuestos en los párrafos anteriores son válidos para la distribución de material publicitario en lugares públicos, ya que en el caso de los privados se debe acordar previamente con el propietario de este espacio tanto el reparto en mano como la acción de depositar folletos o flyers en el interior de un local donde se lleva a cabo una actividad comercial determinada.

Por último, en lo que hace referencia a la cartelería o pegada de carteles, esta es una actividad legal y regulada en la totalidad del estado español siempre que se haga en el exterior de comercios o centros educativos y siempre que los mensajes no causen alarma social de ningún tipo ni incurran en la ilegalidad.

En el resto de casos, salvo en las zonas acotadas para la pega de carteles en tablones publicitarios no es legal, como ocurre con la pega en paredes públicas, semáforos o en las zonas destinadas al transporte público.

21Feb/16

El coste de las campañas de buzoneo sigue bajando

El precio del reparto de folletos publicitarios sin direccionar sigue cayendo. Así lo ha confirmado la Asociación Nacional de Empresas de Buzoneo (ANEB) en su último informe público previo a la celebración de su Asamblea Nacional en la que se espera se traten distintos puntos de máximo interés para las empresas de este sector.

Si bien los bajos costes que suponen a las empresas que deciden invertir en este tipo de acciones de marketing directo es tremendamente bajo y el retorno es de los más rápidos en relación a otro tipo de campañas publicitarias, lo cierto es que en los últimos años los beneficios de muchas de las empresas que dedican sus esfuerzos a este tipo de acciones se han visto tremendamente reducidos.

La razón no es otra que las fuerzas de la oferta y la demanda, encabezada esta última por las grandes superficies y multinacionales quienes han aprovechado la presencia de una mayor oferta para ajustar sus partidas de inversión en los distintos departamentos de marketing.

Como consecuencia, según asegura la ANEB, los costes generales de distribución de folletos publicitarios a través del correo postal han caído por debajo del 50%, lo que supone una merma considerable en los márgenes en los que se estaban manejando en el sector.

Una situación que este organismo prevé siga su curso en este recién estrenado 2016 para el que las previsiones siguen augurando un descenso gradual de los costes de distribución de publicidad sin direccionar.

Las exigencias en tiempos de crisis como en los que nos encontramos todavía hoy ha hecho que la gran mayoría de comercializadoras y grandes empresas que vienen haciendo uso de este tipo de acciones de marketing se hayan puesto de acuerdo para revisar los costes de cada una de las acciones de distribución comprometiendo, y mucho, la continuidad en el mercado de los distribuidores.

Para intentar revertir esta situación, estos tienen como objetivo planificar una acción conjunta de concienciación de cuáles son los costes reales del reparto con el objetivo de frenar este descenso de los precios y situar un umbral justo que garantice un servicio de calidad como el que se viene realizando por parte de los distribuidores españoles.

De la misma manera, la ANEB quiere alertar que aquellos servicios que se realizan por debajo de según qué umbrales de coste imposibilitan la preparación y distribución de campañas de máxima garantía para los clientes siendo el único fin el de concienciar sobre la necesidad de no contratar servicios poco profesionales que pueden afectar al conjunto del sector.

Y es que la aparición de repartidores ilegales en tiempos de crisis como estos está suponiendo una doble merma para el sector que se dedica al buzoneo, ya que por un lado les aparece una competencia ilegítima en precios e ilegal en cuanto a las leyes del mercado, y por otro degrada y también desprestigia la imagen de los auténticos profesionales.

Con el buzoneo más vivo que nunca es el momento de reivindicar el sector y hacer una apuesta de calidad y duradera que beneficie a todas las partes implicadas en este proceso de comunicación publicitaria.

08Feb/16

El buzoneo se adapta a la era digital

Lejos de amilanarse, como ocurriera en su día con la aparición de otros suportes publicitarios más visibles primero, la aparición de la prensa después, de la radio más tarde, de la televisión poco después y de internet más recientemente, el buzoneo no sólo no ha perdido cuota de mercado, sino que ha sabido adaptarse mucho mejor que otras técnicas de marketing directo a las nuevas circunstancias.

Algo que ha vuelto a suceder en los últimos años en los que la penetración de internet en las casas de medio mundo se ha ido instalando de forma progresiva volcando gran parte de los esfuerzos de las agencias de publicidad y marketing hacia el denominado marketing digital.

A pesar de esta ‘competencia’, si bien se podría afirmar que se tratan de dos canales complementarios por los que una empresa puede decantarse a la hora de darse a conocer o promocionar un producto, el buzoneo, o envío de folletos publicitarios por correo postal, sigue siendo una de las técnicas publicitarias más recurridas por los anunciantes debido al bajo coste que supone poner en marcha una campaña de este tipo y la velocidad en el retorno de la inversión.

En un país con una media de edad bastante avanzada como es el caso de España, la lectura directa de un folleto promocional recibida en el domicilio, sin necesidad de acceder a esta información a través de ningún dispositivo electrónico, se revela como una acción tremendamente interesante. Cabe recordar que para el sector más mayor de la población, este tipo de impactos publicitarios presentados en formato físico ofrece una mayor credibilidad, según los últimos estudios realizados al respecto.

Cabe señalar, además, que, frente a lo que muchos creen, el buzoneo también ha ido avanzando con el paso del tiempo, puliendo la técnica y mejorando mucho en el estudio previo del público objetivo al que se quiere llegar, dónde encontrarlo y de qué manera presentar el folleto en cuestión encargado por el anunciante.

Una vez seleccionados los barrios, los bloques en concreto o más específicamente los pisos en los que interesa impactar con nuestra campaña, y que cada vez pueden ser más certeros gracias a las bases de datos del censo local a las que acceden las empresas dedicadas a este menester, ya sólo queda esperar a que nuestro target, sin necesidad de buscarnos explícitamente, nos encuentre de manera directa una vez finalizado el reparto programado en viviendas y comercios.

Este punto, el de ofrecer una información determinada al perfil que más puede estar interesado en nuestro producto o servicio, sin necesidad de tener que invertir en costosos anuncios en los medios de comunicación, es otro de los puntos fuertes a agregar a lo ya comentado.

Por último, teniendo en cuenta el contenido de estos folletos, a menudo con promociones, ofertas o descuentos especiales, es otro de los porqués que revelan el éxito de una técnica de marketing que no sólo aguanta el tirón de la aparición de las nuevas tecnologías, sino que, gracias a su singularidad ofrece unas ventajas a las que no son capaces de llegar ni internet ni otros medios de comunicación publicitarios.