27Abr/16

El buzoneo, en el punto de mira de la nueva campaña electoral

A las puertas de una nueva campaña electoral para la celebración de unas nuevas Elecciones Generales durante este verano, y muy presumiblemente el último fin de semana de junio, el buzoneo vuelve a estar en boga y de máxima actualidad.

Con un gasto habitual para este tipo de comicios en España de 200 millones de euros, casi todos los partidos coinciden en que, dado que la única razón de que seamos citados de nuevo a las urnas medio año después de haberlo hecho con la intención de formar un nuevo gobierno, es culpa de su incapacidad para llegar a acuerdos, la reducción del presupuesto dedicado en esta ‘segunda ronda’ debe aminorarse de forma importante.

Para ello se quiere empezar acordando en la cámara, y con la aceptación de todos los partidos con representación, dado que sólo así se podrá llegar a un consenso que pueda llevar a cabo esta medida, la reducción del tiempo de duración de la campaña electoral.

Prolongada habitualmente durante un mes, en este caso se podría recotar a la mitad, es decir, dos semanas en una medida que supondría un recorta muy importante al presupuesto del Estado dedicado a la celebración de unas nuevas Elecciones presidenciales.

Además de esta medida, también se quiere se reducir la partida dedicada al buzoneo, que tiene un coste global de 20 millones de euros y que a los grandes partidos les supone una derrama de alrededor del millón de euros desde su concepción (diseño del sobre, información interior), producción de este, y envío final a todos los domicilios en los que habitan personas con derecho a voto y de manera individual.

Es este último punto, el que lleva a enviar un sobre por cada persona el que se podría ver reducido a un sobre por vivienda, siendo ya en su interior donde encontrar las papeletas y los sobrecitos en los que introducirlas. Algo que deberá ser sometido a debate, como venimos indicándoles.

Sea como fuere, está fuera de toda duda de que el buzoneo, o envío postal de folletos informativos y papeletas de voto, será inevitable aunque ha habido sectores que han abogado por evitar esta publicidad dejando únicamente en los colegios electorales las papeletas destinadas a voto.

Por último, el resto de recortes parece que estaría planificado en una reducción sustancial de las cantidades destinadas a la celebración de mítines, caravanas electorales y todo tipo de publicidad relacionada con los grandes partidos que se ve incrementada de manera evidente durante las semanas que dura este período pre electoral.

Después de casi medio año de negociaciones en las que se ha venido haciendo campaña, parece que no será necesario que esta sea muy larga. Los ciudadanos conocen de sobra las posiciones de unos y otros respecto a los grandes temas y sólo la aparición de nuevas coaliciones podría suponer un cambio en la hoja de ruta de los candidatos a la presidencia. La población está cansada de tanto mareo y exige austeridad de cara a los nuevos comicios generales que se vienen por delante.

20Abr/16

Ventajas del marketing tradicional sobre el marketing online

En los últimos años se ha caído en la falacia de que, para vender algo, la mejor manera es la de recurrir a las herramientas que ofrece el marketing online, ofreciéndose en el mundo digital una serie de posibilidades inalcanzables para el marketing tradicional.

En este sentido, cabe recordar en primer lugar que se trata de dos opciones complementarias, no exclusivas, y por lo tanto que ofrecen soluciones diferentes para necesidades distintas y que, en función de cuáles sean las necesidades del clientes, se podrán aplicar unas u otras en busca del objetivo final.

Sea como fuere, lo primero que tener claro es cuál es la diferencia conceptual entre ambos mundos:

Así pues, entendemos como marketing tradicional a aquellos recursos y técnicas destinadas a tener un efecto sobre un target determinado a través de la publicidad en medios offline, haciendo uso de marketing directo y destinadas a generar experiencias en contacto directo con el cliente potencial.

Por otro lado encontramos el Marketing digital, que tiene como base el uso de la red de redes con el mismo fin de comunicar y persuadir a través de resultados en buscadores, haciendo uso de la publicitación online, a través de las redes sociales, del comercio electrónico o de las newsletter, entre otras muchas opciones.

Ya centrándonos en cuáles son las ventajas del marketing tradicional sobre el marketing online, vamos a destacar las más importantes.

La primera sería la que está relacionada con la tremenda capacidad de transportar un mensaje a través de los medios de comunicación tradicionales y la confianza que estos despiertan en la gran mayoría de la población.

En segundo lugar sería la que acerca la marca al consumidor a través de distintas acciones de marketing directo. A diferencia de lo que ocurre en internet, estas acciones permiten a los consumidores tener un contacto directo con el producto o servicio, testarlo, y comentar a cara con los comerciantes todas sus dudas o preguntas.

El tercero haría referencia al público objetivo alejado de la red de redes. A veces caemos en el error de pensar que todo el mundo está conectado, pero muchos sectores de la población, como los de mayor edad o más rurales también son grandes consumidores y a través de los mecanismos tradicionales es la única manera de llegar a ellos.

Estos tres puntos vienen a converger en que internet, si bien es un medio tremendo para llegar a millones de personas a un coste relativamente reducido, no deja de ser un soporte en el que una marca decide anunciarse con el objetivo de darse a conocer, promocionar una oferta o hacer branding. Sin embargo, los medios tradicionales de los que se ha servido el marketing suponen el contacto real con el producto o servicio y con los vendedores, comerciales o personas de atención al cliente.

Como conclusión, los expertos consultados lo tienen claro. Tanto el uno como el otro son dos mundos que se deben saber complementar para lograr los mejores resultados posibles. No hay ni mejores ni peores.

12Abr/16

Cuáles son los folletos que mejor funcionan

Como venimos viendo en muchos de los post que vamos publicando en este portal, el mundo del buzoneo es tremendamente amplio.

Conseguir dar con una empresa de publicidad y marketing que respalde, mejore y potencie tu idea inicial, saber cuándo, dónde y durante cuánto tiempo realizar una campaña o hacer uso de las herramientas ed medición de resultados son algunas de las cosas que debemos tener en cuenta para minimizar los riesgos de una actividad de marketing directo tan consolidada como lo está el buzoneo.

No obstante, cuando todos los puntos anteriores están bajo control, es el momento de ponerse manos a la obra con la confección del folleto publicitario con el que pretendemos, llamar la atención, impactar, seducir, y en última instancia provocar una compra de un producto o un servicio, cuando no informar sobre nuestra apertura o existencia en un determinado sector y en un punto físico y/o online.

Para poder optar a estas opciones detalladas en el epígrafe anterior debemos contar configurar un folleto que contenga las siguientes características:

En primer lugar debemos pensar y mucho cuál debe ser nuestro titular. Este debe ser lo más corto posible con un máximo de ocho palabras y que contenga un mensaje breve, claro y conciso.

En este campo cabe tener en cuenta que debemos seducir más y mejor que nuestra competencia, por lo que no tardaremos en colocar palabras clave que dejen bien a las claras el valor añadido de nuestra oferta. Dirigirse a nuestro público objetivo, también ayudará.

Hay que tener claro que nuestra oferta es la mejor, casi la única. Es por eso que debemos vender nuestra mejor oferta. Pruebas gratuitas, descuentos suculentos o promociones salvajes durante un tiempo determinado y presentando el flyer depositado en su buzón postal pueden ser el empujón definitivo a que conozcan su oferta, y su empresa.

Además, si ofrecemos un bonus a los primeros clientes que acudan llamados por la oferta que les ofrecemos, dicen los datos, que la probabilidad de que recibamos un mayor feedback y una respuesta mucho más rápida se multiplicarán.

Es también importante adjuntar imágenes o bien del logotipo y/o la tienda física u online en la que nos pueden encontrar, o bien hacerlo sobre el producto o servicio que queremos vender para agregar confianza a nuestro mensaje, y siempre que este sea atractivo y valga la pena agregar esa imagen de calidad.

El último punto clave que no puede faltar en el folleto publicitario es el que hace referencia a los datos de contacto. Nuestra dirección, página web, perfil en las redes sociales y la información sobre cómo llegar a la oferta indicada y muchas otras similares se antoja como un dato capital.

En este campo es más habitual que se utilicen códigos QR en los que indicar la localización a través de Google Maps o que contengan algún premio o promoción extra a la ofertada.

Si conseguimos elaborar un folleto destinado al buzoneo que contenga todos estos ‘tips’ que hemos detallado estaremos muy cerca de conseguir nuestro objetivo a través de nuestra campaña de marketing directo.

06Abr/16

Qué tienen en común los proyectos más exitosos

Echando un vistazo a las empresas con un mayor valor económico del mundo, que son a su vez las más mejor posicionadas para prevalecer con un proyecto sólido y ganador en el futuro, se pueden encontrar puntos en común.

Si algo tienen estas en común, además de que pertenecen a todo tipo de campos y sectores distintos demostrando la heterogeneidad de los proyectos más potentes del planeta, es que su proyecto de presente y futuro está diseñado para garantizarles un siglo venidero de grandes sumas de beneficios.

No obstante, estas marcas sólidas, valiosas y admiradas, a pesar de las diferencias evidentes entre ellas, sí que tienen algunos elementos comunes que les hacen ser lo grandes que son en todos los sentidos. Algo que en lo que han fijado sus ojos los analistas de MarketWatch, sacando a la luz hasta cinco pilares que, todos ellos, sin descuidar ninguno, tienen bajo control estas multinacionales.

El primero de ellos hace referencia a la imagen. En todas las grandes empresas de éxito a nivel internacional la fuerza de su identidad es notable y la fidelidad a esta un principio básico que, independientemente de quiénes sean los gestores de la misma, nadie osa a alterar. Estas han tomado un elemento que funciona, lo han dotado de fuerza y lo respetan a muerte.

Otro de los puntos es que, en todos los casos, estas grandes corporaciones tienen una hoja de ruta que les sirve para saber dónde poner el siguiente paso independientemente del problema o la cuestión que pueda surgir en cada momento. Su plan o estrategia comenzó a funcionarles, y muy bien, partiendo de una forma de hacer las cosas distintas a los demás, lo que los hace reconocibles e imposibles de plagiar.

Además de la identidad a la que hacíamos referencia anteriormente, tras estas marcas se esconde una forma de entender la vida que casi se podría calificar de pseudocultura. La manera de trabajar y de comunicarse con sus consumidores les hace ser quienes son y cómo son vistos por parte de la audiencia global.

El cuarto punto es el que hace referencia a la especialización en todos los sentidos, también en el capítulo de recortes de producción. Si estos se emplean tienen que ser en inversiones que no afectan en absoluto a la estrategia de la empresa. Eso sí, si hay pequeñas partidas que no rinden y no afectan al valor estratégico de la empresa, deben eliminarse.

El último, y uno de los más interesantes, es el que hace referencia a su capacidad para crearse su propio futuro. A diferencia de la mayoría de empresas que esperan a conocer por dónde van las tendencias y en ser las primeras en tomar cartas en el asunto para no perder comba con lo que sucede en el mundo, estas no esperan y lo generan por sí mismas. La capacidad para advertir de lo que se viene y qué se debe hacer para ganar la partida está entre sus estrategias de empresa. Para ello cuentan con un gran grupo de profesionales y analistas capaces de anticiparse a lo que viene, así como un departamento de I+D+i en busca de la permanente vanguardia.

31Mar/16

Las emociones influyen más que el precio en la decisión de compra

A la hora de vender un producto o servicio, son muchos los factores que incluyen la decisión de una compra: La servicio que ofrece, la calidad del producto, el precio, la relación C/P, la imagen de marca, la responsabilidad social de una empresa o las emociones que esta transmite son sólo algunos ejemplos.

Es precisamente este último, el de las emociones, el que nos va a ocupar el análisis de este post después de los últimos informes publicados en materia de publicidad y marketing sobre el simbolismo del amor y otras sensaciones asociadas a la adquisición de un producto o servicio determinado.

Algo que ya conocen muchas empresas que saben que generar emociones positivas en los consumidores tiene una repercusión directa en la imagen de marca por un lado y en el resultado de las ventas, por lo que en los últimos tiempos ha venido trabajando y mucho este punto. Lo que por otro lado, no es nada fácil.

En un entorno en el que cada vez se antoja más complicado para las empresas lidiar con la competencia, los precios a nivel internacional y, en definitiva, buscar esa diferenciación que les haga imponerse en un mercado global y en el que el posicionamiento resulta clave, los clientes necesitan un valor añadido de los productos y servicios que estos adquieren y que, cada vez más, están en el terreno emocional.

Dicho de otra forma, las marcas tienen que ser algo más que una empresa y cada uno de los productos que estas ofertan tienen que ser algo más que una herramienta o un servicio que nos ayuda a cumplir con alguna de nuestras necesidades o deseos en un momento determinado.

Nadie duda ya de que, en este nuevo campo de juego, los consumidores, abrumados por la cantidad y variedad de la oferta, se han vuelto mucho más exigentes y le piden ahora a los posibles vendedores que establezcan de alguna manera una relación que vaya más del intercambio económico o la satisfacción de una de estas necesidades de las que venimos hablando.

El papel de los lovemakers

Estos nuevos estudios que tienen como referencia a los denominados lovemakers, o consumidores fieles a una marca, vienen a demostrar que una vez se ha generado un vínculo de satisfacción con la marca, que va más allá -aunque también- de la satisfacción deseada previamente por el cliente y que se ha extendido en los años, el precio que este está dispuesto a pagar por un nuevo producto es superior.

Una vez se ha establecido una conexión emocional con el cliente, este acaba por poner en un segundo plano la cantidad dispuesta a desembolsar sabedor de que tras ese precio no sólo hay un producto de calidad que se adapta a sus necesidades, sino una marca con la que congenia y con la que quiere seguir ligado de alguna manera.

Parece pues claro que cuando entran en juego factores emocionales, que se consiguen trabajando duro en la imagen de marca, el precio pasa a jugar un papel secundario.

22Mar/16

Marketing directo y Personal Branding: El curioso caso de David Felton

A muchos de ustedes no les sonará el nombre de David Felton. Sin embargo, el nombre de este británico, profesional de la publicidad, es más que conocido si preguntamos por él a la gente joven de Copenhague.

Recién trasladado este 2016 de Nueva York a la capital danesa, cuando todavía se estaba instalando y sin conocer a mucha gente en su nueva ciudad, Felton no dudó en aprovechar el pasado día de San Valentín para realizar una acción de marketing directo, apoyándose en distintas técnicas de street marketing para conseguir su propósito.

La acción que David Felton puso en marcha fue tan clásica como sencilla y como barata. Sobre un folio en blanco, este colocó su fotografía y dos preguntas rodeándola para colocar cientos de copias por toda la ciudad danesa. La primera pregunta es, ¿Has visto este chico?, y la segunda era “¿Te gustaría?”. Ya más abajo, en un texto algo más reducido, indicaba que, debido a la cercanía del Día de los Enamorados, este chico de 28 años recién llegado a Copenhague no tendría ningún inconveniente en aceptar una invitación anónima, dejando sus datos.

En cuestión de pocos días, David Felton se había convertido en toda una celebridad. Lo que al principio fueron unos cientos de copias que colocó en lugares estratégicos se multiplicaron moviendo su cartel por todo tipo de lugares como bibliotecas y otros espacios públicos o recintos deportivos consiguiendo un éxito que ni él imaginó nunca… a pesar de ejercer como creativo publicitario.

Si bien parece que finalmente David Felton no logró encontrar el amor, sí que consiguió unas cuentas cosas con su experiemento / acción de marketing directo.

La primera fue demostrar que este tipo de acciones publicitarias de bajo coste, en plena calle, y sin recurrir a ninguna otra plataforma para convertirse en viral, pueden adquirir una dimensión mucho mayor que las que incurren de manera nativa en internet gracias al factor físico y la cercanía que producen los movimientos de este tipo en plena calle.

La segunda, conseguir en cuestión de horas o de días que el nombre de un recién llegado a la ciudad, el de David Felton, se convirtiera en uno de los más conocidos llegando a ser parado por la calle por muchos de los que quisieron formar parte de su campaña ayudándolo a encontrar pareja de baile para San Valentín.

Sin duda un acto de personal branding tremendo que le da relevancia no sólo a su persona, sino también a él como profesional de la publicidad dejando claro que con talento e ingenio se pueden conseguir grandes cosas en el mundo del marketing. Su salto a la fama, también se produjo en internet. Como no.

Estamos ante un claro caso de estudio que viene a demostrar que ni lo viejo es tan viejo y obsoleto ni lo nuevo tan bueno y efectivo. La publicidad sigue dejando muchos caminos abiertos en paralelo al marketing digital y la gente no deja de dar muestras de ello. David Felton es el último gran ejemplo, pero sólo hay que echar un vistazo en cualquier ciudad para saber que el marketing directo tiene mucha vida por delante.

14Mar/16

Las claves para que una campaña de buzoneo sea un éxito II

Si en el anterior post, primera parte de este, focalizábamos nuestras fuerzas en conocer qué claves nos pueden ayudar a encaminar una campaña de marketing directo de buzoneo con éxito y qué errores habituales son los que debemos de evitar, en esta nueva entrada vamos a tratar de identificar cómo seleccionar un buen proveedor y cuál es el timing que debemos marcarnos una vez hemos decidido apostar por este tipo de acciones publicitarias.

En relación al primer punto, cabe recordar que son muchas las empresas de publicidad y marketing las que trabajan de manera directa o indirecta con proveedores especializados en el reparto de folletos informativos a través del correo postal.

Es por eso que es importante conocer algunos detalles previos al inicio de la ejecución de la campaña para minimizar al máximo las posibilidades de cometer algún error que nos haga perder tipo y/o dinero, en lugar de ganarlo, que es el fin último de toda acción de marketing.

Una vez tenemos una cartera de posibles empresas a las que encargar nuestra campaña de buzoneo, lo que tendremos que hacer ahora será comprobar si todas ellas tienen la capacidad para ofrecer un servicio personalizado como el que nosotros necesitamos ofreciéndonos un feedback puntual y detallado, así como los análisis de rendimiento periódicos para comprobar cómo avanza la misma, o si por lo contrario no la tienen.

Toda empresa de publicidad y marketing que ofrezca este tipo de productos debe ofrecer ciertas garantías que debemos cerciorarnos están en condiciones de poner a nuestro servicio como es la presencia de un equipo de profesionales capaces de planificar la acción, el reparto y de hacerlo en los tiempos y los lugares marcados.

Además, cualquier empresa que trabaja las distintas posibilidades que ofrece el marketing directo debe posee información contrastable relacionada con la cobertura de viviendas, además de poseer cierta experiencia en este tipo de labores que podamos estudiar. Además de la confianza y seriedad que se nos ofrezca desde el minuto uno, no está de más pedir alguna reseña a alguno de los clientes que nos han indicado han trabajado con ellos previamente.

Con esta información, tendremos todas las herramientas necesarias para encontrar una empresa capaz de llevar a cabo la acción de buzoneo, tal y como la concebimos en un primer momento y quedó delimitada de la mano de los profesionales con el objetivo de dar la máxima visibilidad ante nuestro target de aquello que queremos promocionar.

En cuanto a los tiempos para empezar a ver si una acción ha comenzado a surtir efecto lo primero que debemos matizar es que, en este tipo de actividades comunicativas, la repetición en el tiempo juega un papel fundamental. Muchos de los posibles clientes a los que queremos llegar esperan regularmente la llegada de folletos con ofertas, promociones o descuentos antes de realizar la compra que les vamos a ofertar, por lo que insistir suele acabar por tener recompensa.

No obstante, a partir de las primeras 24-48 horas de un reparto es posible empezar a obtener una primera respuesta tanto a nivel de clientes que se acercan preguntando por nuestra publicidad en el punto de venta físico como a nivel online.

08Mar/16

Las claves para que una campaña de buzoneo sea un éxito

Aunque muchos piensen que para que una acción de marketing directo a través del buzoneo puede triunfar simplemente redactando sobre un folleto una buena idea y en comunicarla a través de la entrega en los buzones de todas las fincas de vecino, nada más lejos de la realidad.

Como cada campaña de publicidad y marketing, para lograr ser certeros y tener éxito hay que establecer un plan detallado con unos objetivos y ejecutarlos de manera efectiva y para ello es necesario contar con la mano de profesionales.

Partiendo de esta base, vamos a ver cómo debe ser una acción de buzoneo para que esta tenga todas las papeletas para conseguir su objetivo inicial. Eso sí, antes de empezar con el desarrollo, la empresa de publicidad y la empresa anunciante deben pactar cuatro puntos: Cuál es el mensaje a comunicar, cuál debe ser el soporte adecuado, en qué momento realizar la acción y en qué lugar llevarlo a cabo.

Una vez se han acordado los puntos anteriores será el momento de planificar el reparto. Este, para que sea efectivo, debe realizarse después de haber conseguido un diseño y una comunicación lo más convincentes y atrayentes posible. Dependiendo de cuál sea esa información que contiene el folleto, habrá que elegir un momento determinado en el que potenciar la atracción a nuestro producto o servicio y en las viviendas en las que encontraremos a nuestros potenciales clientes. De lo contrario, la acción será una pérdida de tiempo y dinero. De la misma manera será clave llevar un registro de qué días, a qué horas, en qué zonas y cuántos repartos se han realizando en cada momento.

Una vez hemos completado una serie de repartos, será el momento de empezar a calibrar el éxito de nuestra acción. Algo que se puede empezar a percibir inspeccionando las zonas en las que se ha repartido para comprobar que los folletos se han colocado en los buzones así como el número de estos que han sido recogidos o si estos se han colocado de manera ordenada y de uno en uno o a montones apelotonando los flyers, lo que repercutirá en el objetivo final.

Si bien muchas de las empresas que deciden optar por este clásico sistema de marketing directo, que tan alta respuesta reporta en función de la inversión, dejan caer casi todo el peso del éxito final, es decir, del aumento de ventas de un producto o servicio publicitado, en los profesionales de la publicidad en los que han confiado, es importante remarcar que, de poco sirve una acción de marketing perfecta, si el equipo de vendedores que debe recoger el tráfico llevado por los folletos no sabe transformar este aumento de su target en ventas.

Así pues, es muy importante contar con un buen equipo de vendedores y controlar que estos conocen las mejores tácticas de venta para no perder a ningún a ningún posible comprador por el camino y corregir los errores que se puedan estar produciendo en el punto de venta.

Si además somos capaces de compaginar este control con el del registro del código postal de los clientes, para cotejar si proceden de alguna de las zonas en las que se ha realizado un reparto, estaremos más cerca de controlar todos los puntos necesarios que hacen de una campaña de buzoneo un éxito para la empresa anunciante.

01Mar/16

Los tipos de marketing directo de más éxito

A pesar de la evidente irrupción del marketing digital en los últimos tiempos, las acciones de marketing directo, predecesoras de las campañas online, no han perdido vigencia alguna situándose como una de las opciones preferidas por los anunciantes a la hora de poner en marcha una campaña publicitaria.

Su innegable aceptación por parte de los clientes de las agencias publicitarias, que ven como una pequeña inversión puede suponer un retorno importante, hace que cualquiera de las acciones publicitarias de marketing directo que a continuación les vamos a presentar siga presentándose como una vía de lo más interesante para realizar una acción promocional.

Compra de espacios en formatos físicos. Si hay un método que siga imparable pese a la aparición de nuevos medios de comunicación ese es el que hace referencia a la introducción de contenido publicitario en diarios o revistas con grandes tiradas o con gran éxito en nichos de mercado muy definidos. Además de la promoción de una marca o un producto o servicio también se ofrecen datos de contacto para promover la venta vía telefónica o vía internet.

Cupones. Presentada también en periódicos y semanarios, esta acción consiste en la impresión de cupones recortables al lado de un anuncio determinado con el que optar a premios, descuentos o promociones especiales. En muchos casos estos deben ser rellenados con los datos personales del interesado y que servirán para agrandar la base de datos de su público objetivo, a la vez que promociona.

Buzoneo. También conocido como mailing se trata de realizar envío de todo tipo de folletos y catálogos con información publicitaria a través del correo postal, direccionada o sin direccionar. Antes de realizar este tipo de envíos masivos debemos realizar un estudio sobre qué tipo de comunicación, y a qué perfil queremos llegar para ser lo más certero posible en nuestra acción.

Muy relacionada con el punto anterior encontramos las cartas domiciliadas. Al contrario de lo que sucede con los fyers o folletos, en este caso se trata de información destinada a promover una venta determinada a través de una carta dirigida de manera personal al destinatario presentándole un producto que le puede interesar, y que suele proceder de algún estamento con el que el receptor tiene un vínculo previo.

Telemarketing. Esta acción de marketing apuesta por la venta de productos o servicios a través de las llamadas telefónicas a posibles clientes. Gran parte del éxito de estas acciones radica en la selección de las llamadas a domicilios en los que sabemos habita el perfil del que es nuestro target. Realizar las llamadas en horario comercial y mantener una contabilidad de a quién se ha llamado cuál ha sido respuesta y a quién no es obligatorio para resultar efectivo.

Street Marketing. Mucho más reciente que las anteriores es también una de las que más gusta los anunciantes que ven en el marketing directo la mejor de las opciones. Se trata de la promoción de un producto o servicio a pie de calle, ya sea a través de un stand, de una representación con distintos actores (en muchos casos rostros conocidos), o la colocación de pinturas y carteles en la vía pública llamativos.

23Feb/16

Qué has de saber antes de repartir publicidad

Dado el éxito que viene cosechando desde que echaran andar las acciones de marketing directo son muchas las empresa publicitarias de nuevo cuño o particulares que buscan incorporarse al mercado a través del reparto de la publicidad impresa.

Un trabajo que implica a varios actores y que debe estar siempre elaborado, supervisado y ejecutado por profesionales de la publicidad, quienes serán los encargados de realizar un plan previo antes de iniciar una campaña contratada por un cliente, determinar qué acciones, cuándo y dónde realizarlas y, claro está, seleccionar qué tipo de folleto, flyer, revista o elemento físico con el que comunicar una acción publicitaria determinada.

Lo primero que debemos conocer en este sentido es que si bien en España es legal el reparto de publicidad en casi todo el estado, existen algunas pequeñas localidades donde existen restricciones en este sentido, por lo que es necesario revisar la normativa municipal de cada término para cerciorarse de que no estamos incurriendo en ninguna falta.

Una vez tenemos este punto confirmado, es el momento de obtener, si es que no se tiene previamente, la licencia IAE que permite tanto a empresas como a profesionales por cuenta propia distribuir información publicitaria, tanto a través de correo postar con o sin domiciliar, como en la mano a viandantes.

En cuanto a este último punto, es uno de los más controvertidos, ya que son varios los ayuntamientos los que tiene estipuladas distintos tipos de multas para aquellos repartidores de publicidad en mano o en los parabrisas de los coches por lo que remarcamos la importancia de conocer las cambiantes ordenanzas que existen al respecto en cada localidad.

Es también muy importante conocer qué comunidades de vecinos o empresas no desean obtener folletos publicitarios en su domicilio postal, ya que realizar acciones en estos puntos en los que se nos indican con antelación que no se deposite folleto alguno nos puede traer, además de efectos contrarios a los deseados con las campañas de marketing directo, problemas también de índole legal en algunos casos.

Cabe recordar que todos y cada uno de los casos expuestos en los párrafos anteriores son válidos para la distribución de material publicitario en lugares públicos, ya que en el caso de los privados se debe acordar previamente con el propietario de este espacio tanto el reparto en mano como la acción de depositar folletos o flyers en el interior de un local donde se lleva a cabo una actividad comercial determinada.

Por último, en lo que hace referencia a la cartelería o pegada de carteles, esta es una actividad legal y regulada en la totalidad del estado español siempre que se haga en el exterior de comercios o centros educativos y siempre que los mensajes no causen alarma social de ningún tipo ni incurran en la ilegalidad.

En el resto de casos, salvo en las zonas acotadas para la pega de carteles en tablones publicitarios no es legal, como ocurre con la pega en paredes públicas, semáforos o en las zonas destinadas al transporte público.