28Jun/16

Cómo conseguir mejorar la eficiencia de un equipo de Marketing

Toda empresa, y también las agencias que se dedican a la publicidad y el marketing, tienen como objetivo anual cada año crecer. Para ello es necesario fomentar una política expansiva en varios frentes elaborando un plan que refuerce nuestros puntos fuertes, remita nuestros débiles e implicar al equipo en toda esta serie de modificaciones.

Es precisamente el equipo el que, a la postre, será el encargado de ejecutar las órdenes de la dirección en busca de ese crecimiento, por lo que la relación y la manera de motivar a sus componentes será clave para lograr el éxito… o para llevar al fracaso una idea ganadora.

En este sentido vamos a tratar de ofrecer algunas pautas con las que conseguir mejorar la eficiencia de un equipo de Marketing que cualquier empresa, independientemente de su tamaño y ambiciones, pueden llevar a cabo.

La primera de ellas sería la que hemos deslizado antes, es decir, la de involucrar al máximo a todos los componentes del equipo en nuestra estrategia de crecimiento. Para ello será obligatorio mantener reuniones periódicas en las que, además de mostrar informes de rendimiento, se instruya al equipo sobre el enfoque que debe tomar cada trabajo, tanto en las labores de producción de material como en las de comercialización.

Diseñadores, creadores de contenido, desarrolladores, copys, comerciales, todos ellos deben formar parte de un constante diálogo que fortalezca el equipo y una a todos los miembros necesarios para llevar a cabo cada uno de los trabajos de la agencia. Incitar a que estos realicen iniciativas y establecer objetivos ayudará en este objetivo.

No menos importante que el anterior, y en toda fase de expansión o mejora, es capital establecer plazos realistas. La ambición es siempre positiva, pero esta en exceso suele conducir a las prisas y estas son siempre malas consejeras.

Partiendo del hecho de que las labores del marketing exige de una colaboración extrema entre distintos departamentos y que, por lo tanto, es complicado tener bajo control al segundo y al detalle todo lo que tenemos entre manos, fijar fechas exactas no acaba siendo realista. Sí que es clave ir revisando los avances y controlar que los tiempos no se nos marchen en exceso. Cada proyecto tiene un tiempo y nadie mejor que el propio equipo para estimarlo.

Otra pauta que ayuda y mucho en la organización pasa por realizar un registro con aquellos trabajos que van entrando y las fechas de entrega en un panel visible y accesible para todo el mundo. Una vez nos llegan los encargos, de común acuerdo con los responsables de cada área determinares cuáles son aquellos que requieren prioridad por sus plazos de entrega y complejidad y cuáles de ellos requieren algo menos.

Todos los proyectos son importantes, pero hay que saber determinar cuáles necesitan más apoyo y mayor celeridad antes de ponerse manos a la obra con todo lo que nos llega.

Fomentar la colaboración entre equipos es la mejor manera de reducir la ineficiencia. Es pues necesario sincronizar los departamentos de marketing, presupuestos y ventas una vez les hemos dado las directrices necesarias para ponerse manos a la obra con el proyecto.

Por último, en tareas organizativas y de administración del trabajo ayuda a aumentar la eficiencia la existencia de plantillas de trabajo, carpetas, mails, etc. Estandarizar la manera de trabajo y evitar montar el castillo de naipes desde cero con cada proyecto resuelve multitud de problemas por adelantado.

22Jun/16

¿Por qué es tan importante el marketing directo?

Cada vez hay menos empresas que no dedican una parte de su tiempo y sus esfuerzos a llevar a cabo alguna estrategia de marketing. Estas estrategias, entendidas como aquellas destinadas a lograr captar la atención de un mayor número de consumidores para convertir al máximo número posible en potenciales clientes, pueden estar relacionadas con distintos tipos de marketing como pueden ser el directo o el digital, entre otros.

Centrados en el marketing directo, lo que con estas acciones se pretende es conseguir un contacto directo e inmediato con nuestro target promocionando un producto o servicio a través de un contacto directo. Algunos ejemplos de esto pueden ser el buzoneo, anuncios en publicaciones o telemarketing.

Todas estas opciones ofrecen varias ventajas respecto a otros tipos de marketing que vamos a tratar de analizar en este post.

La primera de ellas es el carácter personalizable de cada acción de marketing directo. Al tratar directamente al posible consumidor, podemos establecer un mensaje personalizado para cada grupo de personas al que nos vamos a dirigir, ya sea haciendo uso de los big data para saber qué tipo de personas nos vamos a encontrar en un bloque de edificios de un barrio concreto de una ciudad en la que nos interesa promocionarnos, o bien emitiendo a personas físicas o jurídicas, con nombres y apellidos una promoción determinada. Así pues, a diferencia de otros tipos de marketing enfocados a lanzar un mensaje atractivo para que lo recoja el que lo desee y lo deseche el que no lo considere para él, este es mucho más concreto.

Relacionado con la primera encontramos la segunda, que es la capacidad para fidelizar a los que ya son clientes gracias a este carácter personalizado que se produce en la comunicación directa con el consumidor. En este caso, en lugar de hacernos conocer lo que buscamos es ofrecer nuevas ofertas y/o promociones a nuestros clientes haciéndolos llegar ofertas que consideramos les pueden interesar. Conociendo qué suele adquirir este cliente podremos intuir qué le podremos ofertar en un momento determinado.

La tercera ventaja que ofrece el marketing directo frente a otras alternativas es la capacidad de medir los resultados de todas y cada una de nuestras acciones de manera sencilla y eficaz. Además de poder medir vía encuestas, recogida de cupones enviados o de promociones comunicadas sobre las que nos preguntarán en el lugar de venta, también se puede evaluar el ROI, es decir, la rentabilidad de la campaña.

El cuarto punto que hace especialmente interesante el marketing directo es la interactividad entre emisor y receptor de la campaña publicitaria. La rapidez con la que se comunica una acción determinada genera respuestas inmediatas en forma de interés por un producto, en ventas, y en el peor de los casos, indiferencia si aquello que se quiere ofertar no resulta interesante o no se ha ofrecido de la manera correcta.

Por último, con la llegada de internet y del comercio electrónico son muchos los consumidores que optan por comprar a través de internet y esperar a que la compra les llegue a su casa. Será allí, en casa, donde muchos realizan ya sus compras, donde les haremos llegar las promociones acercándoles aquello que no encontrarán los consumidores que opten por esta forma de compra y ya no pasen por el punto de venta físico.

16Jun/16

Qué no se debe hacer al iniciar una estrategia de marketing en las redes sociales

La promoción en las redes sociales es una de las herramientas básicas de toda acción de marketing online. Con cientos de millones de usuarios de todo el mundo, y con capacidad para segmentar la audiencia con cada uno de nuestros mensajes, conseguir impactar a nuestro target, reforzar el engagement y presentar cercanía y confianza con nuestros clientes es capital.

Con esto como punto de partida, y después de haber informado en varias ocasiones sobre cuáles son los parámetros básicos para iniciar una campaña de marketing online en las redes sociales, en esta ocasión vamos a centrar nuestros esfuerzos en comentar todo aquello que se debe evitar a la hora de iniciar una acción en las social media.

En el caso de Facebook, la red social con más usuarios del mundo, con cerca de 1.600 millones, solemos encontrar un error muy común como lo es el de realizar publicaciones a través de herramientas como Hootsuite, Tiempy o AgoraPulse, entre otras, que nos facilitan la multipublicación en varias redes sociales al mismo tiempo.

Las audiencias de cada red social son distintas, los tiempos en los que encontramos más usuarios activos en cada red también lo es y las formas de publicación, teniendo en cuenta las opciones que ofrece cada RR SS también, por lo que ‘fusilar’ contenidos sin ton ni son no es la mejor de las opciones.

Otro error habitual es el que lleva a los Social Media Manager a colocar hashtags o etiquetas a cada palabra que redactamos en nuestros mensajes. Caer en esta tentación en busca de mejorar la métrica de impactos tiene como consecuencia, por un lado la dificultad para entender el texto redactado, por otro, tratar de expandir un mensaje sin hacerlo pensando en nuestro target. Otro error.

Por último, y relacionado con este punto, pagar por conseguir seguidores, comentarios y feedback que nos otorguen cierto estatus es pan para hoy y hambre para mañana, ya que no estaremos consiguiendo acercarnos a nuestros clientes, sino engrosar la burbuja de nuestra marca.

En cuanto a Instagram, uno de los errores más groseros consiste en utilizar imágenes o textos de otros haciendo uso de ‘regrams’ con lo que esto puede suponernos a nivel legal. Además, tanto el ‘robo’ de ideas como el ‘repost’ genera una malísima imagen de marca entre los usuarios.

También genera un feedback negativo la edición en exceso de las imágenes que colgamos en nuestro perfil. Usar filtros es interesante, pero una cosa es limar impurezas y otra tergiversar la realidad de lo que ofrecemos en nuestra empresa. Si además se ve con claridad el retoque el rechazo se multiplica.

Por último, en Youtube, con mil millones de seguidores, una de las cosas que peor cae en sus usuarios en la elaboración de vídeos mal elaborados y/o mal editados. Independientemente de que sea un pequeño comercio local, tu reputación en una red social de contenidos audiovisuales obliga a ‘trabajar un poco’ cada uno de nuestros post.

Qué decir de no involucrarse en las acciones SEO para mejorar nuestro posicionamiento en una RR SS como esta. La elección del título, la descripción, los tags y nuestra relación con nuestro entorno es clave a la hora de situarnos en este heterogéneo panorama.

10Jun/16

Conoce los distintos formatos de buzoneo

Uno de los servicios de marketing directo más contratos en el mundo, gracias a su bajo coste, rápido retorno, gran impacto, fácil medición de los resultados y la variedad de posibilidades que este ofrece tales como poming, perching, reparto en mano o la clásica que supone depositar el folleto en cada buzón, no deja de crecer.

Fácil de adoptar, además, tanto por pequeñas empresas como por grandes multinacionales, al servir como herramienta para llegar a un sector muy concreto de la población o de un barrio concreto de una ciudad o para hacer una comunicación masiva, el buzoneo sigue gozando de una salud de hierro gracias a sus mensajes, claros, directos y concisos a futuros clientes.

En cuanto a los distintos formatos de buzoneo, encontramos tres principales que son, a su vez, los tres más recurridos por las empresas que deciden lanzarse a realizar una promoción de un negocio o de alguno de sus productos o servicios. Estos tres tipos son el buzoneo direccionado, el buzoneo interior y el buzoneo selectivo.

En cuanto al buzoneo direccionado, este tiene la intención de que los folletos elaborados expresamente para esta acción de marketing arriben a una serie de clientes determinados, que a menudo aparecen como suscriptores, para informarles de promociones, ofertas o todo tipo de comunicaciones que crean deben conocer sus clientes. En estos casos, los folletos están personalizados y suelen dirigirse a los destinatarios con nombre y apellidos generando a su vez una sensación de cercanía muy propia de los comercios locales.

En relación al segundo formato, el buzoneo interior se presenta como uno de los que consigue mejores cifras de recepción. En este caso se elabora un folleto publicitario base que se deja en los buzones que deseamos de los edificios escogidos y de los barrios seleccionados con anterioridad. En algunos casos, los clientes se limitan a seleccionar a qué zonas no les interesa arribar y realizan una campaña extensiva en uno o varios municipios.

Por último, el buzoneo selectivo, es el más específico de todos. Este tipo de acción de marketing directo sólo se produce después de un estudio de nuestro target y/o nuestros clientes ya que, en función de a quién se le envía esta información, se le ofrecerá un producto o servicio determinado, siempre a través del buzón postal. Según todos los estudios realizados por empresas relacionadas con el marketing directo y la publicidad se presenta como el más rentable al enfocar, directamente, sobre un cliente potencial.

Cómo elegir a la empresa adecuada para mi comunicación publicitaria

Como siempre solemos recordarles, es capital ponerse en manos de una empresa de profesionales de la publicidad y el marketing para asegurarse que, sea cual sea su formato y el tipo de información que quieren hacer llegar a sus futuros clientes.

Asimismo, antes de decantarse por una empresa u otra es importante comentarles nuestro caso concreto y pedir un presupuesto sin compromiso, ya que puede ser que determinadas empresas no trabajen las zonas u ofrezcan los servicios que nosotros requerimos con exactitud.

03Jun/16

¿Cuál es el marco legal del envío de publicidad por correo?

Muchos anunciantes en potencia, y hasta empresas de publicidad y marketing de nuevo cuño se preguntan cuáles son los requisitos legales para poder enviar publicidad a través del correo postal, y que tradicionalmente se conoce como buzoneo, y cómo está el marco legal en estos momentos.

Como también sucede con el envío de publicidad a través de los medios electrónicos, el envío de información publicitaria a través del correo ordinario cuenta con una regulación legal que vamos a tratar de detallar en este artículo.

Lo primero que deberemos distinguir antes de nada es que no es lo mismo realizar envíos postales publicitarios dirigidos a empresas a realizar envíos a particulares, ya que la regulación al respecto es distinta exigiéndose un modus operandi distinto para ambos casos.

En el caso del envío de folletos publicitarios a empresas será algo más fácil que a los particulares, ya que en si optamos por esta estrategia podremos realizar los envíos que consideremos necesarios sin necesidad de contar con el consentimiento de estas empresas, ya que así lo recoge la Ley Orgánica de Protección de Datos al indicar en una de sus cláusulas que estos datos utilizados para proceder al envío no puede ser considerados datos de carácter personal.

En cuanto al envío de información publicitaria a particulares, aquí sí que los emisores deberán adecuar su acción a la Ley Orgánica de Protección de Datos.

Así pues, se podrá enviar material publicitario a los receptores siempre y cuando contemos con el consentimiento de los destinatarios de nuestros mensajes, y cuando los datos obtenidos por los emisarios figuren en los bancos de datos públicos (FAP), tales como lo las guías telefónicas y otras fuentes de acceso al público.

Cuando así sea, se podrá proceder al envío de publicidad comercial a todas aquellas personas que figuren en alguna de estas guías y bancos de datos actualizada. Es decir, que aquellos anuarios que pertenezcan a ediciones pasadas no podrán utilizarse como banco de datos para proceder a un envío al estar considerados como fuera de FAP, y siempre y cuando no haya en estos bancos alusión alguna al rechazo explícito al tratamiento de esa información pública con fines publicitarios. En ese caso, tampoco se podrá hacer uso de dicha información.

El envío de publicidad postal

Una vez hemos cumplido con todos estos requisitos legales imprescindibles, en cada una de las comunicaciones que realicemos deberemos revelar al receptor a través de qué banco de información o FAP hemos obtenidos sus datos, así como nuestros datos para que pueda realizar cualquier observación al respecto y que este, si así lo considera oportuno, pueda ejercer los derechos ARCO.

Por último es importante subrayar que, en el caso de que vayamos a realizar una campaña publicitaria a través del sistema del envío postal y contratemos a una empresa para ello, estaremos cediendo nuestros datos, por lo que es capital cerciorarse de si esta empresa cumple o no con la LOPD y revisar el contrato de accedo a datos por cuenta de terceros al que nos exponemos.

26May/16

Consejos para llevar a cabo una buena campaña de marketing para Pymes

El marketing, entendido como el conjunto de principios y prácticas que buscan el aumento del comercio, especialmente de la demanda, no es un nicho reservado únicamente para las grandes corporaciones, a pesar de la idea que permanece en gran parte del inconsciente colectivo.

Es por eso que, tanto pequeños y medianos comercios sin grandes ambiciones más allá de las relacionadas con su ámbito de actuación como aquellas que han decidido, a pesar de su pequeño tamaño, tratar de pegar el salto a nuevos territorios desconocidos a través de la red de redes, están apostando cada vez en mayor medida por realizar un plan de marketing con la intención de aumentar sus beneficios.

Para poder enviar el mensaje deseado todos los potenciales clientes de nuestro negocio, y conseguir que este sea mejor y más atractivo que el de la competencia, es necesario elaborar una campaña de marketing que se asiente sobre algunos conceptos básicos que vamos a tratar de desgranar en este post.

El primero de todos es el que nos lleva a definir qué es lo que pretendemos con nuestro negocio. Qué tipo de necesidades queremos satisfacer y cómo hacerlo, en definitiva cómo queremos acercanos a los clientes, son algunos de los conceptos que debemos aclarar en un primer lugar.

En el segundo trataremos de poner en negro sobre blanco los objetivos de nuestra empresa. Allí deberá reflejarse qué es lo que queremos vender, cómo lo queremos presentar, a quién queremos llegar y cuál es nuestro valor añadido, para poder empezar a ponernos en valor y pensar en metas progresivas que deseamos cumplir en un margen concreto de tiempo.

El tercero pasa por lanzarse a buscar a nuestro target o público objetivo. Para ello existen distintos tipos de estrategias de marketing como las de marketing directo, como el buzoneo o reparto de publicidad en la calle; la creación de una campaña en medios tradicionales o medios o webs online de referencia; o la apuesta por la comunicación a través de internet y las redes sociales, que es compatible con todas las anteriores.

En el caso de que apostemos por esta última vía, deberemos tener claro si deseamos conseguir atraer a nuestros potenciales clientes a través de campañas orgánicas, como se derivan de la creación de una web y de perfiles en las redes sociales en las que exponernos, o hacerlo a través de mecanismos de pago para publicitarnos en los espacios deseados y donde existen un nicho importante de clientes.

Además de estos mecanismos, y sin salir de la actividad de marketing, es importante contar con los familiares y amigos para que estos hagan todo el boca a boca posible y que tanto funciona en las pequeñas ciudades o barrios de grandes localidades, revelándose estas como una de las más efectivas.

Con estos pequeños consejos tendrán todas las herramientas para poder comenzar a elaborar un plan destinado a darse a conocer, promocionar sus productos, y hacerlo ante el mayor número de potenciales clientes posibles. El fin, asentar el negocio y hacerlo crecer garantizando su viabilidad a largo plazo, bien vale el esfuerzo.

18May/16

Los europeos prefieren el buzoneo a otros canales para recibir ofertas

Que el buzoneo está más vivo que nunca, a pesar de la aparición y extensión de las nuevas formas de marketing online que han venido complementando las acciones de marketing directo, es una realidad. Para muestra el botón que hemos conocido en las últimas fechas y que viene firmado por parte de la empresa Toluna para la Asociación Europea de Buzoneo (European Letterbox Marketing Association – ELMA).

En ella se ha venido a confirmar que seis de cada diez ciudadanos de la Unión Europea prefieren recibir ofertas y promociones publicitarias a través de los folletos colocados en su correo postal que a través de otros canales, como por ejemplo los que se insertan en la prensa escrita tradicional o se cuelan en sus pantallas que cada vez que acceden a una pantalla en internet.

Un porcentaje más que elevado que sirve para poner en valor este mecanismo de marketing directo que se presenta como uno de los menos costosos y de retorno más rápido y que es, a su vez, capaz de ser asumido tanto por empresas locales a través de campañas tremendamente económicas, como por multinacionales capaces de buzonear en distintos estados.

Echando un vistazo al número de unidades repartidas en las distintas acciones de buzoneo que se tienen registradas en el viejo continente, España sigue sitada en la novena posición con más de tres mil quinientos folletos repartidos, por debajo de otros con aún más tradición que el nuestro como sucede con Alemania, líder en este ranking con casi 30.000 repartos; Francia, por encima de los 20.000; Países Bajos con más de 10.000 o Italia, con casi el triple que España.

Siguiendo los datos aportados por este estudio vemos como la media repartos realizados a cada hogar europeo semanalmente sigue situándose en doce, siendo Alemania el país que más entregas de este tipo realiza con dieciocho por casa, lo que supone tres veces más que las seis entregas cada siete días que se realizan de media en España.

En cuanto a la inversión total, el buzoneo, dado su bajo coste, sigue suponiendo una inversión muy por debajo del cinco por ciento, lo que no obstante significa un porcentaje algo inferior al global de los países de la Unión europea, superando, eso sí, a países como Alemania, Reino Unido o Irlanda.

Los países nórdicos, los que más invierten en buzoneo

Y es que es en los países nórdicos los que donde la inversión en buzoneo tiene más peso, con sucede en Noruega con el siete por ciento, o en Finlandia, Dinamarca o Suecia, por encima del cinco, lo que puede deberse al sentimiento comunitario de poblaciones relativamente pequeñas propias de los países con pocos habitantes.

Sea como fuere, parece que la apuesta por el buzoneo sigue estando vigente y presentándose como una opción interesante para aquellos particulares o empresas que desean iniciar una campaña de marketing en la que anunciar un producto o servicio y obtener resultados de manera relativamente rápida. Habrá que esperar a conocer los próximos datos, pero estos hablan por sí mismos.

11May/16

Buzoneo sí, mailing no

La confirmación de unas nuevas Elecciones Generales en España después de que SS MM El Rey haya disuelto oficialmente las Cortes y convocado nuevos comicios para el último domingo de junio, la campaña electoral, con todas sus aristas, entre las que se encuentra el buzoneo, ya está de máxima vigencia.

Es por eso que, ante la continua aparición de la palabra buzoneo en los medios de comunicación, en alusión a los recortes que los nuevos partidos proponen a los tradicionales de cara a una nueva campaña que está a punto de comenzar y que se prolongará durante un mes, máximo estipulado, ha llevado a los académicos de la lengua, semióticos y semiólogos a analizar con pelos y señales todo lo que se va publicando, amén del lenguaje utilizado por los políticos.

Pues bien, en este sentido, en relación al envío de las papeletas vía correo postal, llamado toda la vida buzoneo como sucede en el capítulo del marketing directo, y denominado ahora desde hace un tiempo mailing por otros comunicadores, ha dejado en el aire una cuestión sobre la corrección del uso de ambos términos sobre la que ya se ha pronunciado Fundéu, la Fundación de español urgente.

Según los lingüistas que conforman esta fundación, “el anglicismo mailing, cuando hace referencia al envío de información publicitaria o propagandística por correo postal, puede traducirse en español por buzoneo”.

Las razones que esgrime son tan claras como contundentes. Y es que mientras la palabra mailing es una palabra anglosajona no incluida en nuestro diccionario, en el Diccionario Académico sí que existe desde el año 1992 la palabra buzoneo, que nos remite a buzonear, y que está definida como “repartir publicidad o propaganda en los buzones de las casas particulares”.

Si nos fijamos ya en cuál es su contexto puramente académico, vemos como este termino, el de buzoneo en español y de mailing en inglés, hace referencia envío de propaganda electoral y de las papeletas y los sobres oficiales que cada uno de los partidos implicados en los comicios en España tienen la oportunidad de enviar a los electores a través de los datos del censo que se les proporciona.

Siguiendo esta línea, Fundéu también aprovecha para seguir con más recomendaciones y clara que, cuando nos refiramos a los mensajes de correo electrónico se debe hablar de un buzoneo digital o electrónico en detrimento de mailing, que queda pues descartada de toda recomendación lingüistica.

Eso sí, en el caso de que se apueste por utilizar el anglicismo mailing, lo correcto es, o bien resaltarlo a través de la cursiva o bien colocarlo entre comillas si es que no se tiene la opción de marcar la primera opción que nos indica claramente que se trata de un término adoptado de manera eventual.

Ya sean periodistas, escritores o particulares, si tienen previsto realizar algún comentario sobre la austeridad en la inminente campaña electoral que afrontamos, recuerden que, siempre que se pueda, como es el caso, se debe utilizar el término español recogido en nuestro diccionario. Buzoneo sí, mailing no.

04May/16

Cómo debe hacerse una campaña de buzoneo

El buzoneo o reparto publicitario a través del correo postal es mucho más allá que elaborar un folleto informativo o persuasivo y colocarlo dentro de los buzones de manera indiscriminada.

Para conseguir que una campaña de este tipo tenga realmente una buena aceptación y un retorno satisfactorio hay que seguir una serie de pasos en los que coinciden los expertos después de muchos años trabajando en esta rama del marketing directo cuya efectividad, confirmada a través de todo tipo de informes, no deja de aumentar.

El primero, tener muy claro qué queremos comunicar y elaborar un plan por escrito con la idea a difundir y los objetivos a conseguir.

El segundo, elegir cuál debe ser el soporte ideal de entre todos los posibles para iniciar la campaña. Puede darse el caso de que, además del buzoneo, esta pueda realizarse también en otros soportes.

El tercero, decidir la fecha en la que comenzar con la acción publicitaria y durante cuánto tiempo debe realizarse esta teniendo en cuenta todos los criterios y variables que entren en acción en busca de nuestro objetivo.

El cuarto, escoger la localidad o localidades, las zonas de cada ciudad en las que queremos llevar a cabo nuestra acción, y en qué bloques o pisos. Para ello nos ayudaremos de una investigación previa con la intención de no errar en este asunto.

El quinto, controlar el reparto. Un vez sabemos cómo, sabemos cuándo y sabemos dónde, es capital llevar un control de los días, las fecha y los lugares para poder comprobar cómo evoluciona la efectividad de nuestra acción.

El sexto, echar mano de controladores que se cercioren que los repartidores están cumpliendo en fecha, hora y lugar con los establecido seleccionado viviendas al azar y echando un ojo a algunos buzones para comprobar que no se están realizando entregas masivas en determinados buzones.

El séptimo, controlar el postbuzoneo o, dicho de otra manera, analizar cuáles están siendo las consecuencias de la campaña. De la misma manera habrá que echar un vistazo a los responsables de la venta, sea en tienda físico u online, para ver cómo estos están cumpliendo con su parte.

El octavo, insistir en nuestra apuesta decidida. Si tenemos un plan que respalda una determinada acción en busca de unos objetivos, no debemos desistir y probar de nuevo con una segunda ronda realizando las modificaciones necesaria. La repetición tiene un papel básico en el éxito en este tipo de acciones de marketing.

El noveno y último, pero no por ello el menos importante, seleccionar un buen proveedor que nos lleve a cabo la acción de buzoneo. Elegir la empresa adecuada para llevarla a cabo será capital. Es imprescindible conocer su capacidad para llegar a los lugares, en tiempo y forma, que necesitamos para conseguir que esta sea un éxito.

Su experiencia en este campo, así como la realización previa de trabajos que pongan de manifiesto su responsabilidad para con clientes y receptores de información y su honestidad como profesionales nos dará la tranquilidad que supone dejar en buenas manos un proyecto publicitario como el que se dirime del buzoneo.

27Abr/16

El buzoneo, en el punto de mira de la nueva campaña electoral

A las puertas de una nueva campaña electoral para la celebración de unas nuevas Elecciones Generales durante este verano, y muy presumiblemente el último fin de semana de junio, el buzoneo vuelve a estar en boga y de máxima actualidad.

Con un gasto habitual para este tipo de comicios en España de 200 millones de euros, casi todos los partidos coinciden en que, dado que la única razón de que seamos citados de nuevo a las urnas medio año después de haberlo hecho con la intención de formar un nuevo gobierno, es culpa de su incapacidad para llegar a acuerdos, la reducción del presupuesto dedicado en esta ‘segunda ronda’ debe aminorarse de forma importante.

Para ello se quiere empezar acordando en la cámara, y con la aceptación de todos los partidos con representación, dado que sólo así se podrá llegar a un consenso que pueda llevar a cabo esta medida, la reducción del tiempo de duración de la campaña electoral.

Prolongada habitualmente durante un mes, en este caso se podría recotar a la mitad, es decir, dos semanas en una medida que supondría un recorta muy importante al presupuesto del Estado dedicado a la celebración de unas nuevas Elecciones presidenciales.

Además de esta medida, también se quiere se reducir la partida dedicada al buzoneo, que tiene un coste global de 20 millones de euros y que a los grandes partidos les supone una derrama de alrededor del millón de euros desde su concepción (diseño del sobre, información interior), producción de este, y envío final a todos los domicilios en los que habitan personas con derecho a voto y de manera individual.

Es este último punto, el que lleva a enviar un sobre por cada persona el que se podría ver reducido a un sobre por vivienda, siendo ya en su interior donde encontrar las papeletas y los sobrecitos en los que introducirlas. Algo que deberá ser sometido a debate, como venimos indicándoles.

Sea como fuere, está fuera de toda duda de que el buzoneo, o envío postal de folletos informativos y papeletas de voto, será inevitable aunque ha habido sectores que han abogado por evitar esta publicidad dejando únicamente en los colegios electorales las papeletas destinadas a voto.

Por último, el resto de recortes parece que estaría planificado en una reducción sustancial de las cantidades destinadas a la celebración de mítines, caravanas electorales y todo tipo de publicidad relacionada con los grandes partidos que se ve incrementada de manera evidente durante las semanas que dura este período pre electoral.

Después de casi medio año de negociaciones en las que se ha venido haciendo campaña, parece que no será necesario que esta sea muy larga. Los ciudadanos conocen de sobra las posiciones de unos y otros respecto a los grandes temas y sólo la aparición de nuevas coaliciones podría suponer un cambio en la hoja de ruta de los candidatos a la presidencia. La población está cansada de tanto mareo y exige austeridad de cara a los nuevos comicios generales que se vienen por delante.