Solicitar presupuesto gratis

La promoción en las redes sociales es una de las herramientas básicas de toda acción de marketing online. Con cientos de millones de usuarios de todo el mundo, y con capacidad para segmentar la audiencia con cada uno de nuestros mensajes, conseguir impactar a nuestro target, reforzar el engagement y presentar cercanía y confianza con nuestros clientes es capital.

Con esto como punto de partida, y después de haber informado en varias ocasiones sobre cuáles son los parámetros básicos para iniciar una campaña de marketing online en las redes sociales, en esta ocasión vamos a centrar nuestros esfuerzos en comentar todo aquello que se debe evitar a la hora de iniciar una acción en las social media.

En el caso de Facebook, la red social con más usuarios del mundo, con cerca de 1.600 millones, solemos encontrar un error muy común como lo es el de realizar publicaciones a través de herramientas como Hootsuite, Tiempy o AgoraPulse, entre otras, que nos facilitan la multipublicación en varias redes sociales al mismo tiempo.

Las audiencias de cada red social son distintas, los tiempos en los que encontramos más usuarios activos en cada red también lo es y las formas de publicación, teniendo en cuenta las opciones que ofrece cada RR SS también, por lo que ‘fusilar’ contenidos sin ton ni son no es la mejor de las opciones.

Otro error habitual es el que lleva a los Social Media Manager a colocar hashtags o etiquetas a cada palabra que redactamos en nuestros mensajes. Caer en esta tentación en busca de mejorar la métrica de impactos tiene como consecuencia, por un lado la dificultad para entender el texto redactado, por otro, tratar de expandir un mensaje sin hacerlo pensando en nuestro target. Otro error.

Por último, y relacionado con este punto, pagar por conseguir seguidores, comentarios y feedback que nos otorguen cierto estatus es pan para hoy y hambre para mañana, ya que no estaremos consiguiendo acercarnos a nuestros clientes, sino engrosar la burbuja de nuestra marca.

En cuanto a Instagram, uno de los errores más groseros consiste en utilizar imágenes o textos de otros haciendo uso de ‘regrams’ con lo que esto puede suponernos a nivel legal. Además, tanto el ‘robo’ de ideas como el ‘repost’ genera una malísima imagen de marca entre los usuarios.

También genera un feedback negativo la edición en exceso de las imágenes que colgamos en nuestro perfil. Usar filtros es interesante, pero una cosa es limar impurezas y otra tergiversar la realidad de lo que ofrecemos en nuestra empresa. Si además se ve con claridad el retoque el rechazo se multiplica.

Por último, en Youtube, con mil millones de seguidores, una de las cosas que peor cae en sus usuarios en la elaboración de vídeos mal elaborados y/o mal editados. Independientemente de que sea un pequeño comercio local, tu reputación en una red social de contenidos audiovisuales obliga a ‘trabajar un poco’ cada uno de nuestros post.

Qué decir de no involucrarse en las acciones SEO para mejorar nuestro posicionamiento en una RR SS como esta. La elección del título, la descripción, los tags y nuestra relación con nuestro entorno es clave a la hora de situarnos en este heterogéneo panorama.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.