Como ya hemos venido advirtiendo en esta web en los últimos tiempos, el buzoneo está más vivo que nunca. A pesar de lo que muchos gurús barruntaban en relación al desplazamiento de mercado hacia el terreno digital de manera progresiva, dejando al marketing directo en mínimos históricos en cuestión de años, el buzoneo se está encargando de demostrar que su solidez basada en la ecuación: baja inversión – rápido retorno, está muy por encima de otras alternativas.

Algo que se demuestra muy especialmente a nivel local, tal y como distintos estudios se han encargado de recordarnos a los profesionales del marketing, como por ejemplo uno de los más completos como fue el de Brand Muscle destacando a esta herramienta de direct marketing como la que más clientes sigue cosechando más allá del terreno digital.

En este mismo informe se subraya lo bien que vienen funcionando aquellas campañas en las que se agregan cupones de descuento que se deben presentar físicamente en el local de venta al público o que contienen descuentos interesantes a través de un código a insertar en la página web de venta ecommerce del producto o servicio en cuestión.

Tanto es así que casi el 85 por ciento de todas las empresas que echan mano del buzoneo para promocionar sus acciones a través de la publicidad reconocen tirar de estos cupones en sus campañas. El resultado, habla por sí solo. El 81 por ciento de todos los envíos que se realizan con cupones a través del buzoneo a nivel local se acaban transformando en ventas. Unos números completamente sorprendentes que hablan muy a las claras de la potencia de este sistema.

Una estadística que demuestra que el pequeño y mediano comercio local, si es capaz de elaborar un plan atractivo de buzoneo acorde a sus posibilidades y necesidades, incluyendo -claro está- el recorte con cupones descuento en su envío, tendrá más que muchas posibilidades de acabar mejorando los resultados de venta y, por ende, las cuentas.

Cómo medir el éxito del buzoneo

Lo bueno de este sistema es la capacidad de medir el éxito de cada acción, de segmentarlo por zonas, de variar y presentar ofertas con muy poco coste por cada acción de envío, así como las posibilidades de hacer ‘branding’ o fidelizar clientela a través de distintas acciones especiales.

Como siempre venimos diciendo en este avatar, es capital a la hora de decantarse por afrontar una acción de marketing directo como es el buzoneo, elaborar un buen plan estratégico marcando el objetivo, la inversión, los tiempos, las zonas, la manera en la que nos queremos hacer oir y otros detalles que son los que acaban marcando la diferencia a la hora del éxito o el fracaso en este tipo de acciones de marketing.

Si te rodeas de un buen equipo de profesionales, los números, como indican los estudios recientes, hablan por sí solos. Sólo falta pues apostar decididamente por una acción de buzoneo y poner todo el empeño en que esta quede como queremos y necesita nuestro negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.