Una nueva figura ha emergido en el mundo del marketing digital en los últimos tiempos. Esta es la del growth hacker, uno de los profesionales más demandados por las startup y cuya función no es otra que la de ayudar a la empresa para la que trabaja a encauzar un crecimiento paulatino que le ayude a asentarse en la red de redes.

Aunque ahora parece que la figura del growth hacker acabe de irrumpir de la nada, esta ha estado presente en multitud de proyectos de éxito en internet, como por ejemplo en multinacionales como Facebook, Twitter o Uber, entre otras muchas, siendo parte imprescindible para que estas empresas hayan ido aumentando su valor con el paso del tiempo.

Entrando en detalles, el growth hacker se caracteriza por ser un experto en marketing online, capaz de manejarse con las nuevas tecnologías y capaz de empastar sus conocimientos en los campos de publicidad y de nuevas tecnologías con los valores de la marca para la que trabaja en busca de mejorar, tanto la imagen como los resultados propios de la relación con la marca en internet.

Estar hoy en internet es una necesidad para todos los proyectos empresariales y, como consecuencia, la figura de este growth hacker, capaz de construir una estrategia de marca expresamente en el mundo online, y con una fuerte presencia en las redes sociales, se ha convertido en uno de los pilares principales para el crecimiento de cualquier negocio.

En cuanto al perfil del growth hacker, estos deben tener entre sus virtudes la capacidad de anticiparse a los cambios y necesidades que se producen en los usuarios a través del análisis del comportamiento de estos en las redes sociales, así como ser capaz de analizar a posteriori los informes obtenidos.

Para ello, tanto los conocimientos propios como publicista, como otros más ajenos como son los psicología de usuario, el desarrollo de producto de la mano de las evoluciones en la mentalidad de compra de su target o las distintas maneras de comunicarse con su público objetivo que varían en las RR SS deben estar presentes.

Según uno de los informes más recientes elaborados por Spring Professional, este perfil laboral acabará siendo uno de los más cotizados el próximo año, relacionándolo con el departamento de marketing y de ventas, y barruntando una horquilla salarial de entre 45.000 y 70.000 euros brutos anuales.

En cuanto a las funciones del growth hacker, este empeñará gran parte de sus esfuerzos en atraer tráfico a la web para convertir más tarde a los visitantes en clientes. En paralelo, este debe trabajar en la mejora de la visibilidad de los impactos publicitarios de la marca en internet, así como de los resultados de afiliados en las redes sociales y, claro está, acabar generando ingresos a través de estas acciones.

Para especializarse en esta nueva rama online del marketing digital y que también está relacionada con el departamento de ventas y el de comunicación, ya hay distintos másteres y cursos propios, muy relacionados con el mundo de la publicidad.

Hoy en día, en todas las startups con una proyección constatada este perfil ya está presente. La importancia del crecimiento de una marca se antoja capital y esa es la labor del Growth hacker.

Puntuación
[Total: 0 Puntuación: 0]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.